Residuos y cambio climatico

No nos damos cuenta, pero el hecho es que usamos la atmósfera como vertedero, ya que el año pasado en la CAPV se mandaron al cielo 19.000.000 toneladas de CO2 equivalentes. En la reunión sobre cambio climático celebrada en la COP21 de París se hablará seguramente acerca de los residuos. Si la dirección es la economía baja en carbono, la gestión y el tratamiento de residuos adecuados tendrán mucho que decir. Así lo indica al menos un proyecto LIFE de la Comunidad Europea publicado hace poco. Cada tratamiento tiene sus peculiaridades, de manera que los vertederos generan mucho metano debido a la descomposición orgánica. Las incineradoras generan dióxido de carbono, ya que utilizan gases de origen fósil en sus procesos. El reciclado y el compostaje generan numerosos beneficios, ya que reutilizando los recursos se evitan los gases que se generarían en la extracción de los mismos. Finalmente, la reutilización y el reciclaje son los aspectos clave para combatir el cambio climático, de manera que evitamos los procesos de extracción, producción, transporte y tratamiento. Los residuos provenientes del aluminio, del textil, del acero y del plástico son los que más peso tienen entre otros.

 

 

Las políticas de residuos actuales deben tener cuenta los problemas climáticos. En el ranking de Gases de Efecto Invernadero (GEI) el sector de los residuos se encuentra en sexto lugar, detrás de los siguientes sectores: eléctrico, calefacción, transporte, industria y construcción, residencial y procesos industriales. En cuanto a estas emisiones se refiere, en la CAPV el sector de los residuos tiene un peso del 5%, mientras que en Europa equivale solamente a un 3%. En cuanto a la desaceleración del cambio climático se refiere “La estrategia Vasca de cambio climático para el 2050” tiene en cuenta el sector de los residuos, a pesar de no definir medidas específicas.

 

 

 

El cambio climático ha llegado, lo ha creado el ser humano y estamos inmersos en él. Queramos o no tenemos que adaptarnos, protegiendo los recursos hídricos y los ecosistemas. No obstante, todavía existe la opción de desacelerarlo, y para ello se deben priorizar las políticas y tecnologías que reduzcan las emisiones de gases. En la jornada organizada por el BC3 Basque Centre for Climate Change, también se recalcó la importancia de la comunicación, ya que la ciencia y la sociedad está cada vez más alejadas una de la otra. Finalmente, también es de recalcar la importancia de la educación en este aspecto. En la última década se han creado varios recursos didácticos en torno al reciclaje y al compostaje, algunos de ellos con repercusión internacional.

 

Autor: Dani Zuazagoitia, docente e investigador en UPV-EHU y UEU (Máster en Gestión y Tratamiento de Residuos) @hondakinenKT